Mejora del contraste de una imagen por normalización o expansión del histograma

Frecuentemente, los niveles de gris de una imagen en b/n o los niveles de intensidad en cada componente RGB, no ocupan todo el rango posible (generalmente 256 niveles), sino sólo una pequeña parte de los mismos. Esto produce en la imagen un efecto de falta de contraste, debido a la cercanía de las distintas intensidades. El ojo humano no puede diferenciar intensidades muy próximas en un rango de 256 niveles, ya que en general se admite que el ojo humano distingue menos de 64 niveles de intensidad en una misma imagen.

La operación de expandir el histograma de valores de intensidad, de tal manera, que sin modificar su forma, se logre que ocupe todo el rango disponible en el equipo de visualización (monitor o impresora) produce un efecto de mejora o aumento del contraste.

Este efecto de mejora del contraste puede ser útil para corregir efectos de neblina o ciertos defectos de exceso de luz de fondo.

Véase por ejemplo el efecto de la normalización del histograma en una fotografía tomada en un día de atmósfera poco clara.

Imagen original. Kõbenhavn  (Copenhague) Dinamarca. Cámara  CoolPix 950 (1600x1200 pix.)

Efecto de la normalización del histograma. Desaparece el efecto borroso debido al exceso de reflectancia de una atmósfera poco diáfana.

En la página de filtros de mejora de enfoque o realce de contornos puede verse e efecto sobre esta misma imagen.

 

Ver otro ejemplo de aumento del contraste por expansión o normalización del histograma y cambios producidos en el histograma.

Página anterior: Procesos de mejora de imagen.